jueves, abril 24

El Sanborns de los Pájaros


Conocido es el hecho de que los Sanborns han sido el punto de reunión con los amigos desde épocas escolares. En aquellos tiempos del siglo pasado no había Starsucks donde podías pedir un venti maquiato caramel frapuchino latte extra jot light overpriced por el equivalente a cuatro dólares, sino que la taza de café en Sanborns siempre estuvo al equivalente de un dólar. De hecho yo veia venir esta inestabilidad financiera cuando la paridad taza de samborns - dólar empezó a dispararse y ¡sorpresa! el dolar ya ronda los 14 pesos que cuesta una taza.

El caso es que para unos adolescentes estudiantes (no digo pobres por que estudiante pobre es pleonasmo) resultaba sorprendente el hecho que por lo mismo que te costaba un par de refrescos, podías ir a un restaurante, sentarte y estar platicando por horas con tus amigos mientras las meseras disfrazadas de piñata rellenaban tu taza de ese líquido amargoso una y otra vez, mientras platicabas de la siguiente noche colonial, los encantos de las doncellas y de a cuál le ibamos a llevar serenata (que dicho sea de paso casi todos seguimos solteros hoy en día).

Para paliar el sabor tan fuerte estaban los cinco segundos de azúcar. Se medía en segundos por que era toda el azucar que le salía a la azucarera al contar hasta cinco. Bendito metabolismo adolescente, hoy en día lo tomo sin azúcar.

Cerca de la escuela estaba el famoso Sanborns de los Pájaros, que en realidad se llama Riviera por estar ubicado en dicha glorieta, a unos pasos del metro División del Norte, pero adquirió su nombre popular por escenas como las que están bajo estas líneas.


Nótese cómo las aves pasan entre las conocidas tazas de cerámica estilo talavera y los floreros que ornamentan con el consabido clavel natural (en provincia son artificiales) , mismas criaturas que a veces pasan en vuelo rasante a escamotear moronas de pan ante la sorprendida mirada de los comensales.


Cómo no tomar como punto de referencia para esta zona de la Ciudad de México al Sanborns de los Pájaros.

5 comentarios:

monica dijo...

Desde que yo era chica, mis papás me llevaban al sanborns de los pájaros, y siempre fue una parte linda del desayuno ver que había pajaritos volando por todos lados... crero que fue hasta mucho tiempo despúes que pensé en que podría haber accidentes en los dasayunos si un pajarito soltaba algún regalo sorpresivo...

Pero es un hecho, ese sanborns fue, es y será un íncono para todas las personas que hemos vivido y convivido en el sur de la ciudad.

Errantus dijo...

Que bien que le dieras una remozadita al blog, corazón, lo tenías demasiado abandonado. A ver si ahora si podemos saber más de tí, aunque no sea en primera persona.
Besitos, y no te olvides de subir las fotos de las Brontocostillas. ;)

Ál dijo...

No me habia dado cuenta que habias escrito algo en tu blog, pues ya lo tenias en peor abandono que las vecindades del centro. Aunque supongo que ya esta entrada ya tiene unos meses.

Y bueno, ese lugar definitivamente va a formar parte de mis recuerdos de juventud por siempre... y es bastante agradable regresar de vez en vez a tomar un café de a dolar.

Alfa Lira dijo...

Starsucks? jajaja, en efecto, no merece otro nombre un establecimiento que ha enriquecido a sus dueños, a costa del café de desecho de cualquier lugar del mundo, a costa de nuestros productores mexicanos cuyo café está entre los mejores del mundo (Córdoba, Chiapas), así como un negocio que enfrentó la "crisis" gringa cerrando más de la mitad de sus sucursales, con despido masivo de sus empleados. Pero siempre hay "chicos de moda" dispuestos a hacerle la caravana a cuanta empresa extranjera viene a México, aunque les den un café de quinta en un vaso de unicel con un logo de sirena...

Pilyboop dijo...

Se me ha antojado un cafecito de ahi...